la medicina de los esclavos

 

Según Platón, hay dos tipos de medicina: la medicina de los esclavos y la medicina de los hombres libres.

 

La medicina de los esclavos es aquella donde se elimina de manera rápida el síntoma para que el sujeto pueda volver a trabajar lo antes posible. Y la medicina de los hombres libres es aquella donde a través de la comprensión y el significado del síntoma, éste se elimina porque se está tratando desde la raíz, es decir, se conoce y se trabaja el por qué se produjo ese síntoma. Esta medicina consigue que la persona encuentre su equilibrio.

 

Para llevar a cabo la medicina de los esclavos, requiere una gran cantidad de dinero (médicos, investigaciones, medicamentos...) al tiempo que se obtiene grandes ganancias económicas en la industria sanitaria, pero lamentablemente, esta industria sólo pone una cura al síntoma, y es por ello que vuelve a aparecer una y otra vez, en nuestras vidas, y es sencillamente porque no trata el problema desde la raíz.   Por lo que curar el síntoma en sí, cuesta más dinero que curar la causa del síntoma.

 

En la medicina de los hombres libres, sólo se necesita desarrollar ciertas competencias. Esta medicina consiste en un sistema de prevención de salud, donde se utiliza un sistema de inteligencia de vida. 

 

El sistema de salud que tenemos a día de hoy, cuesta hasta 10 veces más, que el sistema de prevención de salud. Este último sistema ayuda a comprender y transformar la enfermedad en conocimiento y a través de éste darle solución. Y esto es sencillamente porque se está tratando la enfermedad desde la raíz y el por qué se originó. Invertir en estas competencias no supone un coste tan elevado como el de la industria sanitaria.

 

Hoy en día, las grandes y pequeñas empresas gastan mucho dinero en el sistema de salud no inteligente. Pero no sólo las empresas, sino también las familias, la sociedad y en general, el mundo entero invierte mucho dinero en curar los síntomas, pero lo que no saben es que pueden ahorrar mucho dinero si se centran en la prevención de salud.

 

La industria farmacéutica es una industria que cada vez más, va en aumento ya que no sólo enferman más personas cada día, sino que también, ellos mismos promueven la ingesta de medicamentos. Es tiempo de cambiar el sistema tan devastador que tenemos en nuestro planeta. Y es tiempo de que por fin, entendamos lo que nos sucede a nosotros mismos, a través de unos medios mucho más económicos y donde el interés se basa en hacer consciente al ser humano, de cuál es el verdadero origen de todo lo que le sucede.

 

A través de nuestra columna vertebral, se va almacenando información, generación tras generación y esa información, no se soluciona con un simple analgésico. Se soluciona siendo consciente de que ese problema existe y sabiendo el por qué se originó y al tiempo aplicando ciertas competencias para ponerle solución al problema. Una vez se consigue esto, el problema desaparece por el resto de los días

 

Entender de donde viene la enfermedad, no es nada complicado, porque simplemente es una ley natural. Hace 7000 años, sucedía todo lo contrario que hoy en día, se pagaba a los médicos para que las personas NO enfermaran.

 

15 millones de personas mueren al año, sólo por las infecciones que cogen en los hospitales y 100 millones de personas en el mundo son víctimas de este sistema de esclavos, donde tratan simplemente el síntoma para quitar el dolor. Es hora de cambiar el mundo.